Baterías militares de Ferrol (A Coruña)

Un recorrido por su historia defensiva

Destinos Observer®

Temáticas científicas


¿Por qué es interesante este Destino?

La costa gallega ha sido desde la Antigüedad un lugar estratégico para la navegación marítima. En los siglos X y XI los vikingos llegaron hasta aquí, después, hasta el XVIII, el principal peligro fueron los ingleses y en el XIX los franceses. Hasta el golfo Ártabro llegaron Ejércitos y piratas, incluido el famoso Francis Drake (1589) y Ferrol hubo siempre de presentar resistencia. Amurallada desde el siglo XIII, fue con Felipe II cuando se fortificó con la primera gran defensa de la ciudad, un castillo que tomó su nombre y que se convertiría en uno de los más modernos de su época. Fue solo el principio de un proceso de fortificación parejo a la envergadura militar que fue adquiriendo Ferrol hasta el siglo XX y de la que todavía puede presumir hoy.


Para saber más sobre este Destino pulsa aquí...



Información al viajero

Cómo llegar?

  •   Tren
  •   Barco
  •   Transporte público
  •   Coche
Comer y dormir

  •   Hoteles
  •   Casas Rurales
  •   Restaurantes
Para hacer Turismo Científico

  •   APP de rutas
  •   Punto de información general a visitantes
  •   Itinerarios científicos
  •   Guías y catálogos
  •   Sinaléctica
  •   Empresas de actividades
Investigación científica

  •   Especies protegidas
  •   Proyectos I+D+i
  •   Seguimiento de los valores naturales
Perfil de viajeros

  •   Público general
  •   Grupos organizados
  •   Centros educativos
  •   Investigadores científicos
Actividades destacadas de Turismo Científico

  •   Ciencia Ciudadana
  •   Fotografía científica
  •   Avistamiento de aves
  •   Observación de estrellas
  •   Rutas etnográficas
  •   Rutas geológicas
  •   Recorrido espeleológico

Para saber más

La HISTORIA de las baterías militares de Ferrol empieza en el siglo XV, cuando nace un arma que cambiaría la estrategia militar: el cañón accionado con pólvora. Esta tecnología activó el estudio de nuevas tácticas militares e incluso hizo evolucionar a la medicina, que tenía que responder a un nuevo tipo de heridas. Las fortificaciones que protegían ciudades y puertos fueron las que experimentaron un mayor desarrollo, pues debían hacer frente al arma más destructiva hasta el momento.

¿Tienes alguna duda?

Contacta con nuestro departamento de atención al cliente para cualquier pregunta sobre Observer

Contactar

Iniciar sesión

¿Has olvidado tu contraseña?