Monte Aloia

Parque Natural

Destinos Observer®

Temáticas científicas


¿Por qué es interesante este Destino?

El Parque Natural de Monte Aloia se sitúa en el límite sur de la Serra do Galiñeiro, en el municipio de Tui, siendo el primer Parque Natural de Galicia. Las áreas arboladas ocupan más del 80% del parque, siendo en gran parte resultado de la repoblación forestal que tuvo lugar a principios del siglo XX.


Para saber más sobre este Destino pulsa aquí...


Imágenes




Información al viajero

Comer y dormir

  •   Hoteles
  •   Casas Rurales
  •   Restaurantes
  •   Prohibida la pernocta
Para hacer Turismo Científico

  •   Punto de información general a visitantes
  •   Guías y catálogos
  •   Sinaléctica
Investigación científica

  •   Especies protegidas
Perfil de viajeros

  •   Público general
  •   Centros educativos
Actividades destacadas de Turismo Científico

  •   Ciencia Ciudadana
  •   Voluntariado científico
  •   Rutas botánicas
Cómo llegar?

  •   Transporte público
  •   Coche

Para saber más

El Parque Natural de Monte Aloia se sitúa en el límite sur de la Serra do Galiñeiro, en el municipio de Tui. Se trata del primer Parque Natural de Galicia, declarado en el 1978, siendo el más pequeño de la comunidad con sus 746 hectáreas.

Geología
El conjunto montañoso formado por la Serra do Galiñeiro y el monte Aloia constituye una superficie de aplanamiento superior que se extiende en dirección NO-SE y que contrasta con la morfología plana de la depresión de Porriño-Tui. Presenta un relieve muy accidentado, con cotas que oscilan entre los 60m. y los 631m. Este relieve es el resultado del progresivo desmantelamiento por el río Miño y sus afluentes de los restos de una explanada irregular fracturada, en la orogenia hercínica, situados a diferentes niveles.

Geológicamente está formado por suelos ácidos de poca profundidad, asentado sobre substrato granítico, que aflora frecuentemente originando la aparición de roquedos.

La red fluvial está directamente condicionada por las características geográficas del territorio, situado en la superficie superior de aplanamiento de la Serra do Galiñeiro. Esta red fluvial está constituida por diversos ríos que nacen en las cotas más altas del macizo del monte Aloia y que después se constituyen en una auténtica red de drenaje de todo el macizo.

Historia
Las condiciones naturales del Monte Aloia favorecieron el asentamiento humano desde tiempos remotos. El castro do Alto dos Cubos, parcialmente reconstruido, es el principal testimonio en el Parque de épocas prehistóricas, en las que llegaron a coexistir hasta cinco citanias (ciudad fortificada prerromana) que rodeaban el alto de San Xiao. En las excavaciones se hallaron hachas, molinos de mano y piezas de cerámica.

En el Monte Aloia también se encontraron mámoas (en Chan Longa, en la bajada de la ruta de Cabaciña), y petroglifos (en el lugar de A Macoca, en la entrada al Parque por Tui, donde también está la Casa Cultural de Pazos de Reis).

También destaca la existencia de una gran muralla que rodeaba la meseta superior del alto de San Xiao , la Muralla Ciclópea, que cuenta con 2.250 m de longitud. Su origen es incierto, aunque algunos arqueólogos señalan que es griega, no hay una fecha de construcción precisa.

Ecosistemas y biodiversidad
La cubierta vegetal está muy influenciada tanto por los aspectos geológicos y geomorfológicos como por los usos históricos y actuales del monte. La existencia de un clima benigno favorece la intrusión de especies mediterráneas. La cobertura vegetal actual es consecuencia de las repoblaciones con coníferas efectuadas a principios del siglo XX con el objeto de mitigar los efectos de los incendios sufridos por aquel entonces el monte Aloia.

Las áreas arboladas ocupan más del 80% de la superficie del parque. Quedan algunos restos de caducifolios autóctonos en las robledas de la Ermita y Rego da Pedra, apareciendo también mezclados en repoblaciones de pinos con acebos (Ilex aquifolium), castaños (Castanea sativa), endrinos (Prunus spinosa), espino albar (Crataegus monogyna), madroños (Arbutus unedo) y perales silvestres (Pyrus cordata). El alcornoque (Quercus suber) también cuenta con una notable presencia en el Parque Natural, formando en determinadas localizaciones arbolados mezclados con robles (Quercus robur).

También tienen una presencia destacada las formaciones de matorrales, con especies características como tojos, brezos, retamas, uces o escobones.

Por su parte, en las zonas de riberas fluviales bien conservadas la vegetación está constituida por bosquetes de roble (Quercus robur) que se entremezclan con sauces (Salix atrocinerea), alisos (Alnus glutinosa) y arraclanes (Frangula alnus).

Una gran parte del Parque está ocupado por pinares de repoblación, principalmente con Pinus pinaster. Además también formaciones arbóreas exóticas como el cedro de Oregón, acacias y eucaliptos.

En los cursos de auga también aparece  una interesante flora acuática, con hidrófitos como Callitriche stagnalis, Ranunculus omiophyllus y Scirpus fluitans. Esta flora fluvial se ve complementada por la existente en algunas pozas, como las de Cabana y Clavildo, donde aparecen Baldellia alpestris y Myosotis secunda.

Dentro de la flora, contamos con endemismos galaico - portugueses como Coincya monensis subespecie puberula, Carduus asturicus, Carex acuta subespecie reuteriana, o especies exclusivas del Parque Natural hasta el momento, como Centaurea aloiana y Halimium lasianthumsubsp. alyssoides.

A nivel faunístico, presenta una gran riqueza en el caso de los anfibios, ya que podemos encontrar 11 de las 14 especies conocidas en Galicia, estando presentes endemismos noroccidentales como la salamandra rabilarga (Chioglossa lusitanica) y la rana patilarga (Rana iberica). Dentro de los reptiles, también encontramos endemismos como el lagarto verdinegro (Lacerta schreiberi), la víbora de Seoane (Vipera seoanei) y la lagartija de Bocage (Podarcis bocaguei).

A nivel ornitológico, podemos encontrar por un lado la avifauna forestal con páridos nidificantes como el herrerillo capuchino (Lophophanes cristatus) y el carbonero común (Parus major), o especies como el agateador común (Certhia brachydactyla),el pinzón vulgar ( Fringilla coelebs), arrendajos (Garrulus glandarius) o pájaros carpinteros. Por otra parte, en los medios ruderales, encontramos la mayor diversidad de pequeñas aves, con todas las especies de páridos y fringílidos del Parque, acompañados de mosquiteros (Phylloscopus collybita), mirlos (Turdus merula) y petirrojos (Erithacus rubecula). En las zonas de vegetación más densa podemos observar especies como la curruca cabecinegra (Sylvia melanocephala). Asociadas a los medios acuáticos encontramos especies como la lavandera real (Motacilla cinerea).

Entre los mamíferos es frecuente la presencia de especies comunes como la ardilla (Sciurus vulgaris), el jabalí (Sus scrofa),la gineta (Genetta genetta) y el zorro (Vulpes vulpes). También cuenta con una gran variedad de quirópetos, entre los que destacan el murciélago grande de herradura (Rhinolophus ferrumequinum), el pequeño de herradura (Rhinolophus hipposideros) y el murciélago enano (Pipistrellus pipistrellus).


Más info en:  http://galicianaturaleunica.xunta.gal/es/monte-aloia

¿Tienes alguna duda?

Contacta con nuestro departamento de atención al cliente para cualquier pregunta sobre Observer

Contactar

Iniciar sesión

¿Has olvidado tu contraseña?