Antiguo Sanatorio Lluria del castillo de Soutomaior

Construido en 1910 por el matrimonio Lluria-Vinyals para el tratamiento de las enfermedades urológicas y de la artritis

Puntos de Interés Observer®

Temáticas científicas



¿Por qué es interesante este Punto de Interés?

María Vinyals, marquesa de Ayerbe, heredó el castillo de Soutomaior de su tío, Antonio Aguilar y Correa, marqués de la Vega de Armijo, en el año 1908.

Un año más tarde, la también conocida como "la Dama Roja", contrajo matrimonio con el destacado médico y sociólogo cubano Enrique LLuria Despau, trasladando el matrimonio su residencia al castillo de Soutomaior. Ya como residente del castillo,  entre los años 1909 y 1910, la pareja acomete la construcción de un edificio próximo al castillo, que convierten en un sanatorio.

Para darlo a conocer, se publicaron diversos anuncios en los medios de la época, en los que se indicaba que los días de apertura del mismo serían los domingos. Una propaganda del castillo del año 1913 enunciaba que: "Los neuroasténicos encontrarán un medio ambiente excepcional por el aislamiento y reposo que se disfruta en los jardines y bosques de pinos, cedros y eucaliptos que rodean el sanatorio, así como en los frondosos castañares, que cuentan con siglos de existencia". 

Entre los años 1910 y 1916 el sanatorio se convirtió en uno de los sanatorios de referencia, más allá de las fronteras españolas. Si bien el sanatorio nació como lugar para el tratamiento de las enfermedades urológicas y la artritis, el enclave natural en el que se encontraba hizo que también se convirtiera en una lugar de esparcimiento y  reposo.


  • Para saber más sobre este Punto de Interés pulsa aquí...

  • Imágenes




    Información al viajero

    Comer y dormir

    •   Hoteles
    •   Casas Rurales
    Para hacer Turismo Científico

    •   APP de rutas
    •   Punto de información general a visitantes
    •   Itinerarios científicos
    •   Guías y catálogos
    •   Sinaléctica
    Investigación científica

    •   Especies protegidas
    •   Proyectos I+D+i
    •   Divulgación de resultados de investigación científica
    •   Seguimiento de los valores naturales
    Perfil de viajeros

    •   Público general
    •   Grupos organizados
    •   Centros educativos
    •   Investigadores científicos
    Actividades destacadas de Turismo Científico

    •   Ciencia Ciudadana
    •   Rutas etnográficas
    Cómo llegar?

    •   Coche

    Para saber más

    El éxito de la propaganda, unido a la fama del doctor Lluria obligaron a ampliar el espacio disponible en el sanatorio y el período de apertura, que pasó a ser todo el año, con el fin de atender la creciente demanda.

    Una vez concluida la ampliación, en el año 1913, el sanatorio comenzó a diversificar su oferta de servicios, dejando de limitarse únicamente a servicios médicos y convirtiéndose así en un centro de reposo y esparcimiento de gran reconocimiento en la época.

    La fama y reconocimiento del sanatorio del doctor Lluria continuó creciendo más allá de las fronteras gallegas y españolas. Muestra de ello es que en la primavera de 1915, una carta de Hermann Minika, primer oficial de la Marina Mercante Alemana, le canta con emoción a un compatriota las bellezas de Soutomaior, su castillo, sus jardines y su sanatorio. En lo que respecta a las personalidades gallegas y españolas de la época, por el sanatorio de Lluria pasaron, entre otros, el pintor Joaquín Sorolla, el escultor Mariano Benlliure, el intelectual Castelao o la escritora Emilia Pardo Bazán. 

    Otros ejemplo de la gran popularidad alcanzada por el sanatorio es su inclusión en los diversos carteles confeccionados con azulejos y colocados en el pasaje del periódico Faro de Vigo, en febrero de 1914. 

    Fue en el año 1916 cuando el sanatorio vivió su mayor época de actividad. El estallido de la primera Guerra Mundial hizo aumentar de forma significativa el número de personas que necesitaban ser atendidas. Dada la alta ocupación del sanatorio, María Vinyals se ve obligada a incorporarse al equipo de profesionales que atiende a los pacientes que acuden a él. 

    Sin embargo, a pesar del gran reconocimiento alcanzado, la actividad del Sanatorio de Lluria no se prolongaría más allá del año 1917. En este año, el matrimonio Lluria-Vinyals decide abandonar el castillo, en parte motivados por los recelos que estaban empezando a despertar sus ideales políticos socialistas.

    A esta circunstancia hay que añadir el hecho de que, en aquella época, la pareja también pasaba por dificultades económicas. Como consecuencia de estas, las propiedades del matrimonio fueron embargadas y salieron a subasta pública en 7 de octubre de 1917. Obligados a abandonar el castillo, Enrique LLuria y María Vinyals trasladaron su residencia a Madrid. 

    A partir de entonces, el castillo de Soutomaior pasó por diversas manos y tanto las edificaciones como el jardín sufrieron un período de deterioro hasta el año 1935, cuando Eugenio Carlos de Hostos y Ayala se convierte en el nuevo propietario. Sin embargo, tanto este como las personas que le sucedieron como propietarias, nunca se interesaron por la recuperación del sanatorio. 

    Actualmente, el sanatorio de Lluria, que llegó a convertirse en un sanatorio de fama internacional dotado de los medios más modernos, se ha reconvertido a un establecimiento hostelero: la actual Posada del castillo.  

    Bibliografía asociada

    Castillo de Soutomaior. Página web. Recurso digital consultado el 5 de septiembre de 2020. Disponible en: castelodesoutomaior.com

    Castillo de Soutomaior como punto de interés de Turismo de Rías Baixas. Página web. Recurso digital consultado el 5 de septiembre de 2020. Disponible en: https://turismoriasbaixas.com/recursopan1?content=280380818

    Real Academia de la Historia: María Vinyals. Página web. Recurso digital  consultado el 5 de septiembre de 2020. Disponible en: http://dbe.rah.es/biografias/56023/maria-vinyals-y-ferres


    ¿Tienes alguna duda?

    Contacta con nuestro departamento de atención al cliente para cualquier pregunta sobre Observer

    Contactar

    Iniciar sesión

    ¿Has olvidado tu contraseña?